banquero

Quieres ser banquero?

¿QUIERES SER BANQUERO? Quizás te sorprenda esta pregunta pues todos tenemos en la cabeza lo que un banquero es y representa, dinero y sobre todo mucho poder; en muchas ocasiones la gente les detesta por su falta de sensibilidad que vemos casi a diario en los desahucios de la gente que no puede seguir pagando la hipoteca de sus viviendas o cuando parece que sólo son gradables con los clientes con abultadas cuentas corrientes.

En realidad hoy quiero hablaros de que cada uno de nosotros podemos ser banqueros o por lo menos actuar como tales a pequeña escala pero con miras más positivas y altruistas que éstos.

Plataformas de préstamos entre particulares

banqueroRepito la pregunta: ¿Quieres ser banquero, invertir tu dinero, conseguir altas rentabilidades por tus inversiones y al mismo tiempo realizar una estupenda labor social? La respuesta está en la llamada “Banca entre particulares”, o P2P (Peer to peer en inglés) que se realizan sin la intervención de una institución financiera por lo que uno o varios pequeños inversores financian directamente a empresas o a personas para realizar sus proyectos.

¿Cómo funcionan? Existen unas plataformas intermediarias (Por ejemplo Zencap, Lendico, LoanBook o Comunitae) entre inversor y cliente que se encargan de calcular el riesgo que ofrece el posible prestatario con lo que el prestamista decide a quien prestar su dinero y a quien no y en caso de impago se comprometen a que el prestamista pueda recuperar su dinero, aunque los casos de morosidad en estas transacciones son comparables con los del mercado de préstamos normal.

Estas alternativas a la banca tradicional tienen unas ventajas comparativas:

Benefician tanto a los prestamistas (cualquiera de nosotros, que podemos elegir entre la persona o personas que consideremos más solventes y la cantidad que deseemos invertir en cada uno los proyectos) como a los prestatarios que consiguen una financiación que en ocasiones no pueden conseguir en ninguna otra parte.

Al operar a través de internet y con menos intermediarios los tipos de interés suelen ser algo más bajos que la banca tradicional y menos engorrosos a la hora de solicitarlo y los solicitantes de crédito no tienen que ofrecer las garantías desproporcionadas que exigen los bancos a personas solventes.

Estas plataformas clasifican a los prestatarios de acuerdo a su fiabilidad y perfil de riesgo por lo que el prestamista obtiene toda la información sobre el prestatario (edad, situación laboral, ingresos y préstamos que tiene en la actualidad y las garantías que pueda ofrecer.

En ocasiones las plataformas exigen el aval de una vivienda sin cargas hipotecarias pero al final es el prestamista el que elige al prestatario o prestatarios a los que desea prestar su dinero. Por tanto, el prestatario puede obtener la cantidad que necesita de un solo prestamista o de varios.

Asimismo el prestatario puede disponer de un seguro que cubra las posibles circunstancias adversas que pudieran dificultarle la devolución de los préstamos.

Para el inversor es una forma diferente de invertir y se puede empezar con apenas 50 € por lo que es una gran oportunidad para el pequeño ahorrador que quiere empezar su carrera de inversor.

En muchas otras inversiones el inversor apenas conoce donde está invertido su capital. En estas plataformas de préstamos entre particulares el inversor conoce en todo momento donde está invertido su dinero y a quien se le ha prestado pues es él mismo el que lo ha elegido y al invertir su dinero entre diferentes préstamos el riesgo es mucho más reducido que si lo invirtiéramos en un sólo proyecto o inversión.

Al actuar como banqueros la rentabilidad que normalmente obtienen los bancos la obtenemos nosotros como inversores en estas plataformas. Si queremos prosperar no solo debemos pensar en el ahorro (las rentabilidades actuales en renta fija son prácticamente nulas) sino pensar en la inversión de nuestro dinero para que éste crezca.

El esquema es sencillo, primero ganar el primer Euro y después invertirlo y verlo crecer. El rendimiento de estos préstamos tributa como capital mobiliario, en España el 21º% del IRPF. Se evitan los costes del Notario y sólo hemos de pagar una comisión por gastos de administración de la cartera de préstamos que tengamos, un 2% anual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *